Las Aventuras de Orlando

REFLEXIÓN PRELIMINAR

 

 
Cuando los años apremian, se intensifica la urgencia de repasar el baúl de los recuerdos para seleccionar lo que se cree vale la pena de transmitir a nuestros semejantes.  En esa tarea, he descubierto que todavía tengo muchas experiencias que vale el esfuerzo  tratar de entregar a mis semejantes porque, o iluminan aspectos pocos conocidos de nuestra historia reciente, o se refieren a experiencias personales que pueden servir a otros para superar momentos difíciles. 

De esa revisión ha surgido la compulsión de escribir un libro que sea, de alguna manera, un compañero y un complemento de mi “Testigo Privilegiado” en el cual consigné una serie de incidencias que, de una u otra manera, complementan la historia reciente de nuestro país.  El libro que planeo, y que prometo tratar de terminar, ya tiene nombre, y se llamará “El Libro de las Aventuras”.  Pero, como no tengo seguridad de alcanzar a terminarlo, he decidido trasmitirlo, hasta donde me sea posible, en forma parcializada y es por eso que anuncio la esporádica aparición de lo que serán sus capítulos.

Comprendo que, al hacer eso, se va a disminuir el interés por el libro, si es que llega alguna vez a publicarse.  Pero no es algo que me preocupe porque, con su eventual publicación, no espero nada en particular.

Confío en  que esta reflexión preliminar sirva a eventuales lectores a comprender mejor las aventuras que les prometo y vendrán.

 

LA AVENTURA NORTEAMERICANA

En la madrugada del sábado 15 de septiembre de 1973, una patrulla militar me recogió de casa y me trasladó al edificio del Ministerio de Defensa de Chile, en la Plaza Bulnes Leer más....

LA AVENTURA ARGENTINA

Estaba “reventado” esa fría mañana de fines de septiembre de 1973, cuando desembarqué en Pudahuel de regreso de Europa. .  Leer Más...

LA AVENTURA VENEZOLANA

En mi primer año como presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (SOFOFA), me correspondió, además, ocupar el cargo de presidente de AILA (Asociación de Industriales Latinoamericano), Leer más...

LA AVENTURA SUDAFRICANA

En mi primer año como presidente de la Sociedad de Fomento Fabril (SOFOFA), me correspondió, además, ocupar el cargo de presidente de AILA (Asociación de Industriales Latinoamericano), entidad cuyas oficinas centrales se encontraban en Montevideo.  Leer Más...

No se cumplía el primer mes del gobierno de don Patricio Aylwin, cuando recibí una llamada telefónica de mi entonces asociado Sergio Páez, que ya en ese momento había cambiado su trabajo conmigo por el mucho más lúcido cargo de Senador por la Décima Región Sur. Leer Más...

LA AVENTURA CHINA

A los pocos días de iniciado el gobierno militar, rompieron relaciones con Chile casi todos los países socialistas. Las excepciones fueron China, Albania y Rumania y la sorpresa desagradable fue Yugoslavia. Leer Más...

LA AVENTURA CUBANA

Conocí a Fidel Castro en una recepción que le ofreció a Salvador Allende, en la sede diplomática de su país, cerca del final de su muy bullada visita a Chile durante el primer año de gobierno de la Unidad Popular. Leer Más...

LA AVENTURA MEXICANA

En los últimos años de la década de los 60’s, cuando yo trabajaba como ingeniero en Maestranza Cerrillos, nos ganamos una propuesta para construir un oleoducto de poca longitud pero de cinco líneas para ENAP en Talcahuano. Leer Más...


LA AVENTURA RUSA

Y lo que se me ocurrió fue lo obvio: llamar por teléfono al Embajador de la RDA en Buenos Aires, con el que ya había construido una relación fluida, y con mi voz más ingenua posible le pregunté si creía que la URSS podía estar interesada en algo parecido a lo que su gobierno había hecho.. Leer Más...


LA AVENTURA ALEMANA

Mi aventura alemana comenzó, como todas las grandes aventuras, en una forma insignificante.  A mediados de los años 80’s, mi oficina se hizo cargo de importar, para unos clientes habituales, unos equipos de tintorería producidos en la RDA (República Democrática Alemana).  Leer Más...